Con licencia para “Chalequear” en obras

REGIONALES (Piura)

__________________________________________________________________________________

diariocorreo.pe:            Los “chalecos”, delincuentes que son impuestos a la fuerza por las bandas delincuenciales mediante el terror y la amenaza, no serían otros sino aquellos que legalmente obtienen su licencia para portar armas.

Estos sujetos, quienes solicitan legalmente su licencia, le sacan la vuelta a la ley y hacen mal uso de ellas empleándolas para prestar “seguridad” en las obras.

 

SE DUPLICAN. De acuerdo a la información proporcionada por la Sucamec (Superintendencia Nacional de Control de Servicios de Seguridad, Armas, Municiones y Explosivos de uso Civil), antes Dicscamec, entidad que actualmente tiene su sede en la ciudad de Chiclayo, hasta el mes de mayo del presente año, prácticamente se han duplicado la solicitudes de licencias para portar armas, con relación a los pedidos recibidos el año pasado.

Si bien no todas las solicitudes son aprobadas, el porcentaje de licencias aprobadas sigue siendo considerable. Es decir, de las 300 solicitudes que se han presentado en lo que va del año, han sido aprobadas y entregadas unas 250 licencias para portar armas.

La mayoría de los solicitantes dicen ser agricultores. Otros indican que son deportistas y un tercer grupo manifiesta ser cazadores.

 

“CHALECOS”. Según información que maneja el mismo organismo encargado de entregar las licencias, un aproximado de 70 por ciento de personas que las obtienen, hacen mal uso de la licencia, y las utilizan para prestar seguridad. Es decir, mientras en sus solicitudes indican que es para su seguridad personal, en la práctica sucede todo lo contrario.

La policía ya ha intervenido a varias de estas personas, luego de ser sorprendidos in fraganti prestando seguridad. En estos casos, amerita que se les retire la licencia aunque muchos salen bien librados empleando una serie de argumentos, y porque no hay denuncias de agraviados.

Como ya hemos mencionado en un informe anterior, las ganancias que obtienen estas bandas delincuenciales por el cobro de cupos y “chalecos”, suma al año varios cientos de miles de soles, y las licencias para portar armas que obtienen por la vía legal les facilitan su “trabajo”.

 

EN PROVINCIAS MENOS. Aunque en menor medida, según el mismo Sucamec, en el caso de provincias la demanda es menor. En Sullana, Talara y Tumbes, las solicitudes apenas alcanzan a 30 solicitudes y se entregan un promedio de 25 licencias al mes.

¿Pero, cómo aparece esta modalidad de extorsión?

Según la policía, fueron los mismos dirigentes de construcción civil los que en años anteriores comenzaron a emplear sujetos al margen de la ley para protegerlos de las amenazas de otros gremios que también pugnaban por un puesto de trabajo para sus asociados.

Luego, éstos mismos delincuentes vieron una mina de oro y comenzaron a poner a la fuerza a sus “chalecos”, asegurando así el dinero por ese “servicio” y a la vez, el dominio de toda la obra con los porcentajes obtenidos por los cupos.

 

VACÍO LEGAL. Para el jefe del Deincri (Departamento de Investigación Criminal), coronel PNP Luis Zúñiga Saavedra, muchos de éstos sujetos que hacen mal uso de la licencia para portar armas aprovechan un vacío legal que no establece una supervisión o seguimiento de los solicitantes.

Ello, evitaría que éstos sujetos que hacen mal uso del documento, le saquen la vuelta a la norma y la utilicen no solo para extorsionar, amenazar o asaltar o poner en riesgo la vida de vecinos y transeúntes haciendo disparos a diestra y siniestra creyendo que están en el viejo oeste norteamericano, muchas veces bajo el influjo de algún estupefaciente o un trago de más. De estos, una buena cantidad ya han ido a parar a la comisaría.

 

Dato

Entre las nuevas modificaciones que pondrá en práctica la Sucamec es la implementación de nuevos elementos de seguridad e identificación en las licencias. Una de ellas es la de colocar la huella digital del usuario.

Siete mil armas de fuego

Según la Sucamec, en la región Piura existen unas 7 mil armas de fuego obtenidas legalmente. Entre las exigencias del organismo regulador de uso de armas de uso civil, es la de que el portador tenga implementadas en su domicilio bóvedas adecuadas para así hacerle entrega de las licencias.

Otro buen porcentaje de armas que circulan en Piura provienen del mercado negro que las trae de contrabando por la frontera con Ecuador. Otro tanto pertenecen a vigilantes, policías y civiles que han sido víctimas de asalto y robo.

Operativo

Foto: Diario Correo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s