Gratificación: Consejos para aprovecharla mejor

ENTÉRATE

_________________________________________________________________________________

larepublica.pe:         Este mes, algunos trabajadores recibirán la tan esperada gratificación de Fiestas Patrias, sin embargo, no todos la utilizarán con criterio provocando que ese dinero extra, se vaya más rápido de lo que llegó. A continuación el conocido economista Jorge Gonzales Izquierdo aconseja cómo utilizarla:

Durante una entrevista en RPPTV, el experto recomienda que las personas que tengan deudas, utilicen el íntegro de su gratificación para pagarlas, pues según “la ciencia económica, el pago de deudas está dentro de lo que se considera ahorro”.

“Mi recomendación es que si tiene deudas impagas que debieron pagar, páguenlas, para que vivan tranquilos, pues va creciendo y se corre el riesgo de que se te metan a una central de riesgo y te compliquen la vida”, manifestó.

Para los que no tienen deudas impagas, pero sí tengo deudas del tipo crédito hipotecario, vehicular o de consumo, es mejor prepagar, para que así la deuda se reduzca.

“Si no tengo deudas impagas y no tengo deudas por pagar, entonces hay ahorrar”, sin embargo indico que si  no se puede ahorrar un 100%, lo ideal es que se ahorre un 60%.

Asimismo, explicó que es mejor ahorrar en depósito a plazo fijo, como mínimo a un año, para obtener una mejor rentabilidad.

Se debe ahorrar a una caja municipal o una caja rural, pero supervisada por la superintendencia de Banca y Seguros, entrar a la página web y ahí salen lo nombres de todas las instituciones supervisadas.

Finalmente recomendó no ahorrar en fondos mutuos ni en soles ni es dólares debido a que estos fondos tienen relación con la Bolsa de Valores, la cual en estos momentos está inestable.

Foto: Web de La República.

Advertisements

Reglas de etiqueta para el anfitrión moderno

ENTRETENIMIENTO

_________________________________________________________________________________

tudiscovery.com

Reglas de etiqueta moderna

Imagen: ©ThinkStockPhotos

 

La combinación del encanto que parecen haber evocado los modales 1950s de Mad Men, del avance de la cultura gourmet, y de la informalidad que parece reinar estos tiempos de ‘casual Fridays’, el arte de la etiqueta está viviendo un renacimiento.

Blogs de diseño educan sobre ‘Etiqueta moderna’ y libros como Social Q’s instruyen sobre las mejores formas de actuar en caso de recibir invitaciones no deseadas o querer dar fin a una fiesta.

La tendencia es positiva: si bien nadie quiere volver a tiempos en los que la formalidad sobrepase el sentido común, todos podemos disfrutar de relaciones un poco más elegantes en nuestras vidas.

A continuación, un repaso por algunas de las reglas de etiqueta para el anfitrión moderno.

· Planes. Cuando se realizan invitaciones, hay que ser específico con los detalles del evento y agendar la ocasión. Al recibir una invitación no deseada, lo mejor es ser lo más honesto posible sin caer en la mala educación (un simple “Lo siento, pero esta noche prefiero descansar” puede resolver el tema).

· Atención a los gustos de invitados. Al preparar una fiesta o una cena en casa, es importante conocer las preferencias de comidas y bebidas de los invitados. En lo posible, es mejor concentrar las opciones de comida y bebida en dos o tres: tener demasiadas alternativas dificulta la organización y diluye el foco de la noche. Cuando los invitados presentan demasiadas restricciones dietarias, lo ideal es ofrecer algunas alternativas neutras y no preocuparse por satisfacer a todos.

· Antelación. Todos los platos e ingredientes para las bebidas deberían estar preparados antes de que lleguen los invitados. Si la fiesta o cena incluye a muchas personas, contratar a personal que se encargue de la barra es ideal para poder ocuparse de sociabilizar con los presentes.

· Ritmo y responsabilidad. Es importante no abusar con el ritmo de las bebidas: un trago por hora suele ser ideal, acompañado por agua y snacks. El anfitrión debería preocuparse por cuidar a las personas que van a conducir proporcionando bebidas no alcohólicas.

· Finalización de la jornada. ¿Qué hacer cuando la jornada está decayendo y empieza a aparecer el sueño? Según Philip Galanes, autor de Social Q’s es perfectamente razonable que un anfitrión diga algo para indicar que la noche ha terminado (sugiere “Muchas gracias por venir. Han sido excelente compañía, y tengo que levantarme temprano mañana”). Si eso no es una opción, también puede predeterminarse una hora de finalización en la invitación o pedir a un amigo que inicie el éxodo a un horario convenido.

Los españoles y los franceses son los más desconfiados de Europa

NOTAS CURIOSAS

__________________________________________________________________________________

elpais.com:             ¿Diría usted que se puede confiar en la mayoría de la gente? Parece ser que en España no. Los españoles y los franceses tienen el nivel de confianza general más bajo de la Unión Europea, según revela un estudio realizado por la Fundación BBVA, para el que se ha entrevistado a 15.000 personas en Alemania, Dinamarca, España, Francia, Italia, Países Bajos, Polonia, Reino Unido, República Checa y Suecia.

Los resultados muestran que, mientras la media europea se sitúa en los 5,5 puntos en nivel de confianza, los ciudadanos de España y Francia solo obtienen un 4,7 y un 4,6, respectivamente. Destaca que los únicos españoles que alcanzan el aprobado en confianza son los ciudadanos a los que la crisis les ha afectado “poco o nada”, los que tienen estudios superiores y los que se encuentran en un rango de edad entre los 35 y los 44 años.

Por el contrario, la menor puntuación (4,2) la obtienen los que no han pasado de la educación secundaria, los mayores de 65 (4,3) y los jóvenes de entre 25 y 34 años (4,6). Por géneros, los hombres (4,8) son dos puntos más confiados que las mujeres y en cuanto a grupos, los españoles confían mucho en sus familiares (8,6) y sus amigos (7,3), pero poco en sus vecinos (5,5), conciudadanos (5,4) y jefes (5,7).

Además, el estudio revela que en España existe un alto nivel de tolerancia hacia algunas prácticas sociales como el matrimonio entre personas del mismo sexo, el divorcio, la eutanasia o la convivencia en pareja sin estar casados. No obstante, la mayoría no cree que el matrimonio sea una institución pasada de moda. El aborto sigue provocando división de opiniones, aunque un 44% de la población lo aprueba, frente a un 39%.

Curiosamente, aunque 7 de cada 10 españoles declaran pertenecer a alguna religión, su nivel de religiosidad es medio bajo (4,4). La mayoría dice que asiste a ritos religiosos más por costumbre que por su significado. El perfil de personas más religiosas se asocia a mujeres, mayores de 65 años y personas con ideología de derechas.

Así como en los países nórdicos prevalece la idea de que “el futuro será mejor que el presente”, en países en crisis como España o Italia, la visión es más pesimista, ya que sus ciudadanos opinan que “el pasado fue mejor”.

Gráfico del estudio ‘Values and Worldviews’ de la Fundación BBVA.